jueves, 6 de julio de 2017

Spider-Man: Homecoming.


Eso es lo que pasa cuando quitas al Tio Ben de la ecuación.

Algunos, minimos spoilers.

Spider-Man Homecoming es el viaje de Peter para aprender sobre poder y responsabilidad. Por una serie de decisiones irresponsables durante toda la película, termina perdiendo la confianza que Tony Stark le depositó en Civil War. En el Brand New Day Manifesto de Tom Breevort se lee que “Spider-Man es todo sobre juventud” y esta peli pareciera seguir esa idea: Peter hace todo por la adrenalina de Superheroizar (hey, acabo de inventar un verbo!) y no mide las consecuencias de sus actos. Y disculpen que me levante de la mesa, pero es precisamente ese mocoso imbécil la versión de mi héroe favorito que no soporto. El Spider-Man de Lee y Ditko ya era un adolescente amargoso porque resentía la carga de su doble identidad. El Spidey de Holland renuncia voluntariamente a todas sus actividades y amistades por el traje y la falsa ilusión de que Tony Stark “lo va a llamar”, de que algún dia será convocado a los Vengadores.

Tal vez es porque la versión de Marc Webb e includo la de Raimi tenían un montón de angustia adolescente, pero ahora Peter es pura diversión y cero preocupación. Don’t worry, be Spidey. ¿y para qué preocuparse cuando tu tía no es septuagenaria con males cardiacos sino una bomba sexy tras la cual anda todo el vecindario? ¿Si tu mejor amigo te va a salvar cuando un villano de segunda está a punto de partirte en dos con un arma de tecnología chitauri modificada? ¿Por qué siquiera preocuparse por el “bullying” que un tarado como Flash, si este consiste en decirte “Pene Parker”?

No hay broncas de lana, ni sentimientos de culpa por lo que sea la razón por la cual sexi tía “está pasando por un mal momento”. Peter quiere impresionar a las nenas con su disfraz, aunque también dejará esa misión si puede superheroizar a cambio.
Eso si, la película es hilarante y Holland es un natural para hacer que los gags y la expresión corporal se complementen. Una escena recuerda a “the Commuter Cometh” y es bastante divertida. Y desde, tal vez Loki no tenemos un villano tan carismático en una peli Marvel, porque Keaton esta genial como…quien sea que este Vulture es. Pero en ausencia de los Norman Osborn y de los Eddie Brocks tuvieron que crear una de esas absurdas “coincidencias” que han plagado a los villanos de Spidey desde siempre.

¿Es la peor peli de Spider-Man? Después del derechazo que le asestó Peter a MJ en Spider-Man 3 diria que no, pero no encuentro mas motivo de alabanza que el humor y algunos cool gadgets, porque ni la Tomei se ve tan mami como en Civil War. Por supuesto que está la escena homenaje a 'The Final Chapter', pero en vez de un motivo tan noble como salvar a la tierna viejecita enferma nos encontramos con el muy millenial "si no eres nadie sin el traje no mereces el traje", que es lo que Peter termina aprendiendo de todo esto (?).

La opinión general hasta ahora es que Spider-Man: Homecoming es muy buena. Personalmente me da tristeza, porque eso significa que tendré que soplarme a este Spider Man diluido, destinado a ser Bart Simpson, sin un Tío Ben que sea su brújula moral y sin una verdadera razon de ser, durante muchas películas más.

Para un viejo amargado como un servidor, el joven que de sus amarguras se provocó una ulcera seguirá siendo mejor Spidey, muy por encima de esta versión post Bendis del ratón Miguelito.

No hay comentarios: