lunes, 26 de diciembre de 2016

Visitamos un Red State.


Pues sí. Nosotros, mexicanitos, nada famosos, nos anduvimos paseando por Florida, uno de los Estados que Humberto Ramos ha vetado para “no ser ofendido o maltratado”. Nadie nos llamó “beaners” o nos escupió en la cara. Si acaso nos cobraron, porque ah, como les gusta cobrar por todo en ese país, por el servicio de camarera en el hotel. Pero a la vez regateamos en la tienda de comics “porque el peso está muy devaluado, echen la mano”, comimos de lo lindo en Sugarcane y nuestros amigos cubanos nos pasearon por Wynwood . A lo mejor en enero el horror se desata. Por lo pronto yo me sentí más querido que en Ciudad Satélite.

No hay comentarios: