sábado, 11 de junio de 2016

Face it, Tiger.


Uno de los side effects de "DC Rebirth" es establecer al matrimonio Kent-Lane como el status quo oficial de Superman. Aplaudo la valiente medida, tras años de que ambas editoriales nos han repetido la falaz idea de que no se puede contar historias interesantes cuando el protagonista está en una relación estable, forma que tienen los escritores mediocres para justificarse.

Espero que Marvel aprenda de la distinguida competencia y pronto nos devuelva a esa otra pareja que funcionaba sensacional: el matrimonio Parker-Watson.

Es tiempo, tigres.

No hay comentarios: