martes, 9 de mayo de 2017

Riverdale.


“Welcome to Riverdale, the town with pep!”

Soy fan de Roberto Aguirre-Sacasa. No conscientemente, pero cada cosa que he visto o leído de su autoría me gusta y mucho. Recién iniciada su carrera hizo “Marvel Knights 4” una historia donde los Cuatro Fantásticos se quedan en bancarrota y tienen que asumir roles más tradicionales. Posteriormente seguí su trabajo asociado con Spider-Man: sus números en “Sensational” son lo mejor en una época en que el trepamuros empezaba a ser el perrito faldero de Iron Man y lo mejor de Straczynski ya había pasado. También es el responsable de hacer a “Spider-Man: Turn off the dark” un musical un poquito más mundano y comercial, alejándose de la extraña versión de Julie Taymor.

Pero la primera vez que me interesé en “Riverdale”, desconocía que Aguirre era su productor, guionista y quien había desarrollado el concepto de un Archie que no es tan cómico o tan inocente. Francamente me interesó porque durante mi infancia y juventud fui fan de “Archie” y ahora mi hija está tomándole gusto. Cuando dibujaba comics las poses superhéroicas las copiaba de Todd McFarlane, Erik Larsen o Rob Liefeld, pero las figuras femeninas siempre fueron copiadas de Dan DeCarlo. No creo ser el único que deseaba que Betty por fin tuviera la atención que merecía por parte de Archie, pero que secretamente suspiraba por Veronica.

En esa época mi prima Gaby y yo éramos inseparables y compartíamos los comics situados en el pequeño pueblito donde ahora un asesinato, el desarrollo físico del pelirrojo y la llegada de Veronica Lodge (la deliciosa Camila Mendes) detona una serie que efectivamente recuerda (porque así lo intentaron sus productores) a “Twin Peaks”: un pueblo lleno de gente que para nada tiene la candidez de los habitantes de la historieta original.

La atmosfera de Riverdale, cargada de humedad y luces de neón contrastantes con la neblina diurna y la oscuridad en las escenas nocturnas crean un pueblo de pesadilla mas cercano a Gotham que a Smallville, aunque “Riverdale” también recuerda a esta última: Jughead y Betty Cooper son reporteros del diario escolar, en una secundaria en donde todos los alumnos y maestros guardan secretos, como Moose Mason, que no se decide a salir del closet, o el libro secreto del equipo de futbol, en donde todas las alumnas tienen una calificación y obviamente cada miembro del equipo va apuntando cuando “logra anotar” con alguna de sus compañeras. Betty Cooper, interpretada por Lili Reinhart tiene que lidiar con una incipiente locura.

Los personajes, a pesar de conservar rasgos determinantes de las historietas, también han mutado en seres mucho más complejos. Para muestra: mientras Jason Blossom se pierde en el rio para siempre, Archie está teniendo relaciones con su maestra de música de la secundaria, Miss Geraldine Grundy, la sensual nerdy Sarah Habel tornada en la fantasía sexual de cualquier preparatoriano (y/o de cualquier hombre de mediana edad, como el de la voz).

El elenco lo complementan dos actores que dicen todo para mi generación: Luke Perry como Fred Andrews y Skeet Ulrich como el padre de Jughead. Para los que jamás han escuchado estos nombres googléenlos, probablemente sus caras les digan más que cualquier explicación que yo les pueda dar.

Archie nunca ha tenido una versión fiel del comic a la pantalla. Probablemente es demasiado inocente para los televidentes. Lo más cercano fue la peli para televisión “Archie: To Riverdale and Back Again”, en donde el pelirrojo y sus compañeros ya eran adultos y profesionistas y regresan para la acostumbrada reunión escolar. “Riverdale” es un ente diferente. Lejos de ser una comedia sosa es un sólido drama de TV que esperemos logre sostener más temporadas que las 2 que con trabajos logró completar Twin Peaks. Bienvenidos a la más reciente encarnación del “pueblo chico, infierno grande”.



miércoles, 1 de febrero de 2017

Hasta siempre, champ.

Espero que por fin tengas la paz que tanto te negó este plano de existencia.

jueves, 26 de enero de 2017

martes, 24 de enero de 2017

Unas modelo "Stacey Williams".


En alguna conversación con mi esposa salió el tema de hacerse cirugía estética de mamas. No sé si ella lo propuso o fui yo, pero lo que cambió respecto a otras veces en que ha salido el tema es que en este momento tenemos la posibilidad de pagar la operación.

Ella acaba de dejar una maestría porque los niños y el trabajo no le dan oportunidad de estudiar lo necesario y se sentía un poco triste. Este tema le ha devuelto la sonrisa y ahora todo es hacer planes para que la cirugía suceda. Francamente yo estoy entusiasmado también. Hemos escuchado las bondades de la operación de boca de otras mujeres que se la han realizado. Mi mujer siempre ha tenido buen cuerpo, pero dos embarazos y la lactancia son temas que acaban con esa parte de la anatomía femenina. Principalmente esta es la razón de la operación.

Ya consultamos un doctor, pero por la ropa que ella llevaba requerimos volver para ver tamaños de implantes y que tanto ella como yo nos sintamos a gusto. Y si…este es un tema que al menos nosotros consideramos debe ser tomada en pareja y la decisión debe dejar a ambos satisfechos. Esta semana regresaremos con el doctor, con el atuendo solicitado: un bra deportivo y un vestido que ella quiera lucir.

Por mi parte me he dedicado a buscar “el modelito” perfecto. En un primer momento, Jennifer Love Hewitt, aunque a ella no le convenció mucho. Ayer revolviendo papeles se topó con una de mis antiguas Sports Illustrated y la imagen de Stacey Williams le llamó la atención. “Como ella!” me dijo.

Yo que básicamente compraba la revista para admirar precisamente a Stacey Williams estoy encantado. Algunos sueños se hacen realidad.

viernes, 20 de enero de 2017

Hoy es el día...

Feliz toma de posesión, señor Presidente.



jueves, 19 de enero de 2017

The moment you know.


O.K. cada 20 años hay una nueva historia de clones peor que la anterior. Todas han sido producto de su época: la original, que básicamente dura 1 número (3 si se quiere contar la aparición del clon de Gwen), deja un montón de cabos sueltos, como por ejemplo, la tranquilidad con la que el staff completo del Bugle toma el “regreso” de la difunta Gwen y su repentina desaparición.

La segunda, pretendió sustituir al superhéroe y terminó siendo un pretexto para vender portadas variantes, números 1 y otros gimmicks de la época, enredando la continuidad y dejando al personaje sumido en 10 años de malas historias.

La saga actual, llamada “Clone Conspiracy”, es la más oscura de todas, desesperanzadora y al parecer dejará más cabos sueltos que las dos anteriores. Leí la parte 4 y hacia el final me di cuenta que ya ni siquiera es disfrutable la lectura.

Sin embargo, lo que me parece rescatable de todo el evento es la charla que Peter y “Gwen” en el número de Amazing Spider-Man No. 23 sostienen (si creemos el absurdo de que este clon no lo es y más bien es la original resucitada). No sé si porque el diálogo es de Christos Gage, pero es la primer plática realmente introspectiva y “humana” que tienen estos dos personajes en toda su historia, en donde la propia Gwen reconoce que la descripción de “fuerte, valiente y se preocupa por la gente” corresponde más a Mary Jane que a este personaje cuya efímera vida concluyó junto a la Silver Age. Realmente la Gwen adorable nos la dio Emma Stone en las pelis de Amazing Spider-Man. Antes de su interpretación Gwen Stacy era básicamente una mujer histérica que bien sufría por las desatenciones de Peter, o por culpar a Spider-Man de la muerte de su padre y su gran contribución fue morirse enfundada en su falda morada y gabardina verde.

No sé si la intención de hacer todo este evento fue reivindicar la imagen de Gwen, pero este número en particular merece ser mencionado aparte. Lo único que no me gustó fue el cliffhanger, después de ese momento tan íntimo y personal creo que bien pudo terminar momentos antes, no es como si la misma escena no se hubiera visto en el número 4 del evento principal. Parafraseando a los comics de antaño: si sólo van a leer un número de este evento, que sea ASM 23.

jueves, 12 de enero de 2017

Renew you vows #3


"That creepy guy and his dorky pals dug up some kinda machine from that pile of junk over there!"

La letters page de este título establece estupendamente lo que esta serie es: el matrimonio Parker-Watson con el tratamiento de la peli “The Incredibles” de Pixar. También reconoce sin titubeos lo que es: una serie para los que extrañamos el status de casado de Peter.

El número 1 me gustó, el 2 se me hizo “meh”, pero es este número 3 que me convenció de no solo leer, sino coleccionar esta serie en vez del horrendo volumen 4 de Amazing Spider-Man.

Para quien no los haya leído, “Renew your Vows” sigue las aventuras de la familia superheróica conformada por Peter Parker, Mary Jane y Annie May, la hija de ambos. En los primeros 3 números, la narrativa corrió a cargo de cada uno de estos tres personajes, correspondiendo el no. 1 a la voz de Peter, el 2 a la voz de Mary Jane y el 3 a Annie. Gerry Conway no tiene ningún problema en retratar la personalidad de Peter, pero definitivamente escribe mejor a una niña de 8 años que a una supermodelo/esposa/fashionista/superhéroe.

Los poderes de MJ son una extensión, gracias a la tecnología de Regent, de los de su marido, pero ahora en el número 3 nos encontramos con que los poderes de Annie May no necesariamente funcionan igual que los de su papá. Annie tiene no sólo un sentido arácnido, sino un sentido premonitorio que le hace “vivir” situaciones que no han sucedido, similar al “sentido arácnido” de Nicholas Hammond en la serie de los 70’s. Como en este número la niña es tomada por sorpresa cuando vive una escalofriante alucinación en medio del patio de recreo, es muy probable que todos sus poderes aún se estén desarrollando y que en los próximos números sepamos de otras habilidades distintas a las de Peter y probablemente similares a las de Kaine.

Ryan Stegman sigue evocando a McFarlane haciendo de escenas tan cotidianas como un salón de clases una experiencia alucinante. Annie se mete en un problema con su profesora por algo que viví toda mi infancia, juventud y hasta la maestría: dibujar superhéroes en clase (aún tengo pesadillas con el último profesor que me agarró tirria por “no ponerle atención” al estar dibujando en clase). Sólo que en su caso su obra artística corresponde a las identidades de su familia, por lo que ella hace algo para desaparecer el retrato y termina en la Dirección, en donde conocemos a quien parece será un personaje de apoyo recurrente: Stephaine Kim; un año más grande que Annie, Steph es un imán para los problemas y la ídolo de Annie.

Precisamente ellas dos se enfrentan a unos bullies cuando Annie sufre por primera vez una premonición en donde sus padres han sido capturados por “unos monstruos”. Sin chistar se escabulle de su escuela para ser capturada por los minions de Mole Man, escena recurrente desde el No. 1, quienes la llevan al agujero creado en la zona donde antaño estuviera Empire Unlimited. Las primeras palabras de Mary Jane tras rescatar a su hija ya las habíamos escuchado en el número dos y atinadamente son “estás castigada”. En otra escena tomada del número 2 sobreprotector Peter señala que él se hará cargo de la situación, MJ reclama y Peter dice que ambos o harán. Annie protesta y su madre le recuerda que está castigada.

Mientras tanto, Normie Osborn (les dije que era él) observa a Annie enfrentarse al T-Rex y se pregunta quién será esa “maravillosa jovencita”, con lo cual por lo visto será un interés romántico y un némesis a la par. Mole Man revela que él también está utilizando tecnología de Regent y se prepara para “aplastar una araña”. MJ se pregunta qué hacer y esta vez Annie es la que responde “peleamos!”.

Leyendo este comic pensaba lo irónico que sería que fuera precisamente este universo creado por Dan Slott el que destronara al Amazing Spider-Man de Dan Slott como la serie más leída del personaje. Espero que por lo menos se acerque a las ventas del título principal.