jueves, 25 de agosto de 2016

(No) habemus Michele.


Recientemente salió la nota de que Stan Lee aprueba que Zendaya interprete a Mary Jane. La fuente donde lo leí (sorry, ya no la recuerdo, la encontré googleando otra cosa) calificaba como “sabia” la posición del creador de Spidey, aunque a los fans de comics no debe sorprendernos: Stan Lee es un corporate man y absolutamente cualquier decisión que tome Marvel-Disney será aplaudida por el señor, así decidan convertir en rana al dios del trueno.

A mi francamente todo el asunto me fastidia. En principio está el tema del reboot, apenas la semana pasada comencé a leer, por primera vez de corrido en mi vida, el run de Lee-Ditko en Amazing Spider-Man. Evidentemente en los 34 años que he leído al personaje me topé varias veces con esas primeras historias, pero jamás las he leído en orden y el Peter inmerso en High School jamás fue “mi Spider-Man”, yo comencé entrado el run de John Romita, con un Peter adulto, por lo que rechazo la idea de Quesada de que Peter debe ser el Bart Simpson de Marvel.

Por otra parte, como un profundo admirador del personaje creo en la idea (acuñada por Stan Lee y negada al parecer por Disney) de que cualquier persona puede ser Spider-Man, por lo que soy de los que creen que el reboot era una gran oportunidad de utilizar a Miles Morales. En lugar de eso, el estudio se va por la fácil y vuelve minorías a todo el elenco de personajes, incluyendo el interés romántico a quien seguramente le pintarán el pelo de rojo para que sea una “red-head” (a menos que las reglas que aplican a nuestro universo y al extinto universo 616 no apliquen al movieverse, no hay mestizas pelirrojas naturales).

Así las cosas, Disney sigue dando atole con el dedo, nosotros nos lo seguimos tragando y mi superhéroe favorito va por su tercer intento de tener una “fiel adaptación”, que claro, cada vez más es Ultimate Spider-Man.

Antes de que la señora potosina me tilde de racista, me despido diciendo que tengo tanto interés en ver “Spider-Man Homecoming” como en leerme la tesis de Peña Nieto y que si Disney quiere dar un paso realmente vanguardista e “incluyente”, deberían adaptar a Kamala Khan a la pantalla y dejarse de una buena vez por toda de gilipolleces.

P.D. El número 6 de Ms. Marvel es una clara muestra de los vicios de imponer eventos como Civil War II: una divertida historia los números anteriores, termina anticlimática y apresuradamente, con Carol Danvers quemando todo y discutiendo con Tony Stark. Una pena en un run por lo demás estupendo.

sábado, 20 de agosto de 2016

Palomazos S1E50 - Ghostbusters (2016)

Acá Dan Campos y El Salón Rojo comparten mi afecto por las Ghostbusters, pero la analizan más perrón y con conocimiento de causa:

viernes, 12 de agosto de 2016

Ghostbusters.


Nunca les he pedido nada, muchachos, salvo su amistad, pero en este momento acudo a ustedes con una petición, más bien un ruego: vayan este fin de semana a ver “Ghostbusters”.

Cuando se anunció el cast del remake/reboot de la famosa serie ochentera, comenzaron las criticas por una sencilla razón: en vez de Peter anunciaron una Erin (interpretada por la ex -SNL Kristen Wiigg), en lugar de Egon presentaron a Jillian Holztmann (la guapa pero sexualmente ambigua Kate McKinnon, mejor conocida como la “Hillary Clinton” de SNL) en vez de Ray a una Abby Yates (Melisa McCarthy) y no a Winston, sino a Patty Tolan (Leslie Jones, también del elenco actual de SNL). Apareció el primer tráiler y con éste todavía más críticas: que si la nueva versión era una comedia contrario al tono “más serio” de las pelis originales, que si estos fantasmas no daban miedo, como los de la original, que si la historia no hacia sentido…quejas que evidencian que el objeto observado es modificado por su observador y que la nostalgia nos ciega: de niños hasta “Alvin y las Ardillas” nos parece un tema filosófico y efectivamente los fantasmas de la versión original me parecieron terroríficos…cuando la vi la primera vez a los 10 años.

Lo mas bobo de la peli es el personaje de Chris Hemsworth, pero si consideramos a Louis Tully poseído hablándole a un caballo sobre Gozer en la original(para no hacer la comparación con la "menos seria" Ghostbusters II), y Janine es una caricatura de cualquier secretaria, tenemos otra critica que cae por tierra.


No obstante, el que las críticas fueran injustificadas no significaba que la nueva versión fuera a ser buena. Por ello acudí al cine para ver si efectivamente esta peli era una digna sucesora de la original o si por el contrario los temores estaban fundados. Digamos que es “The Force Awakens” de los Cazafantasmas: Erin Gilbert es una doctora que aspira a dar clases de Física en Columbia pero descubre que su amiga de la infancia Abby ha puesto a la venta en Amazon el libro que ambas escribieran hace años sobre sus estudios en fantasmas. Como teme que Columbia le niegue la cátedra contacta a Abby solo para descubrir que ella continúa el estudio de lo paranormal y precisamente coincide con una aparición fantasmal en una mansión antigua. Como seguramente ya adivinaron, Erin termina siendo despedida de Columbia (al igual que Peter décadas antes) y requiriendo ganarse la vida con una nueva actividad. La variante es la existencia de un villano de carne y hueso: Rowan, quien está activando fantasmas por toda la ciudad usando la tecnología descrita por Erin en su libro. Al principio este giro me molestó pero la verdad redondea la trama y es un elemento, como otros que aparecen en la cinta, tomados directamente de las caricaturas, por fin trasladados al cine, como los vórtices y un elemento que en particular siempre me encantó: la destrucción es paranormal y cuando las Cazafantasmas triunfan, Nueva York regresa a la normalidad.

Todos los elementos que hicieron a la película original memorable están aquí. Erin es una mezcla de Venkman y Spengler, Abby de Spengler y Stanz, Jill es mas inventiva y sádica que Egon; no son los personajes con los que los niños varones nos identificamos en los 80, pero mi hija encontró a cuatro heroínas que tienen el mismo encanto. Dando el espaldarazo tenemos cameos de casi todo el elenco original y una velada referencia al "Ghostbusters" de Filmation.

No faltará quien hable de lo “poco creativo que es Hollywood” al reciclar historias, seguramente son los mismos que llevan años clamando que el cine de superhéroes está muerto; pero los fans de la serie llevábamos años rogando, primero por un “Ghostbusters III” y cuando comprendimos que Murray, Ramis y Aykroyd eran demasiado viejos para retomar el overol, pedimos un remake. No nos satisficieron los rumores de una tercera parte animada, nos tuvimos que conformar unos años con el videojuego y cuando tristemente uno de los actores claves falleció perdimos la esperanza. La noticia de que Sony por fin se había animado a una versión con actores nos llenó de alegría y el resultado, por lo menos a mi, me deja muy contento.

Si se quedan hasta la escena final, porque hay una escena final, verán que Sony tenía grandes planes para la franquicia. Es una pena que los prejuicios y un mal tráiler (cortado de tal forma que efectivamente pareciera anunciar una comedia de pastelazo) vayan a traer un pobre desempeño en taquilla y condenen a la franquicia. “Ghostbusters” 2016 es un divertido remake que merece mejor suerte.

Y mis hijos tendrán pesadillas esta noche con los temibles fantasmas que sí que dan miedo...

lunes, 8 de agosto de 2016

Batman: The Killing Joke.


"Overkill": (n)capacidad excesiva de destrucción(1).

Contrario al “Watchmen” de Alan Moore que leí en la universidad apenas hace unos 20 años, fui expuesto a la historia de “the Killing Joke” un par de años después de que salió, por lo que la leí siendo un puberto. Recuerdo un cierta sensación de incomodidad, a pesar de que mis inocentes ojos siguen sin ver la supuesta violación a Barbara Gordon, a manos de un personaje que siempre me ha parecido sexualmente ambiguo. Pero como todo lo edgy en esos años, me pareció una historia bastante cool. El run de Batman de Snyder ha traído de vuelta al tipo de Guasón que vemos en “the Killing Joke”. Un Guasón que no se conforma con dañar a su semejante, tiene que aplastarlo, humillarlo, llevar su malévolo plan a un siguiente nivel que resultaría irrisorio por lo absurdamente controlado para probar un punto. Es un plan que denomino un “overkill”.

Cuando se supo que este año Bruce Timm adaptaría la famosa historia que cuenta uno de tantos posibles orígenes de Joker (como el propio payaso recalca en la historia y en la película), hubo varias voces en contra. La queja me pareció una exageración. Es una historia que fue, sino es que sigue siendo canon, sobre uno de los villanos más memorables de los comics. La verdad es que tenía mucho tiempo sin leerla (a pesar de que es de las pocas historias sobre las cuales conservo dos copias, el comic original y la contenida en el trade de “DC Universe: the stories of Alan Moore”).

Este fin de semana, adquirí el BD, en esa tendencia completista de pelis de DC que me hace tener cosas tan horribles como “Justice League:War”. Ya había leído que la historia de Barbara sale sobrando y aporta muy poco a la cinta. Lo que pienso después de verla es que no sólo no aporta, sino que estorba y toda la subtrama de la “verdadera razón” por la cual la joven pelirroja porta el manto es aún más creepy que la propia “Killing Joke”. Para contribuir al desconcierto de ésta primera parte de la cinta, tenemos a “Paris France”, un personaje que tanto física como intelectualmente parece colocado para confundir al enemigo: por un momento olvidé que conozco el material original y pensé que el tal Paris era en realidad el Joker. Pero no, sólo es un tipo que gusta de hacer morder-almohadas a prostitutas que portan máscaras de murciélagos. El mensaje que Batman pretende transmitir a Barbara sobre el peligro de enredarse con este tipo de personajes se pierde en el momento en que ella y él…bueno, bailan el tango horizontal. En cualquier caso, recordé las inmortales palabras de Lucius Fox en “the Dark Knight” y casi con la misma actitud de desconcierto murmuré “this…is wrong”.

En fin, en el momento en que la historia de Batgirl concluye, la peli se torna totalmente oscura lo que la vuelve aún más extraña: tal y como dice Bárbara al inicio, uno no espera que la historia comience en un cielo con una luna brillante, pero tampoco espera el repentino cambio que marca el inicio de la adaptación cuasi literal del comic de Moore, perdón “del comic ilustrado por Brian Bolland”. Tenemos entonces una peli que no solo se ve, sino es en realidad dos episodios muy distintos. Una muy mal lograda primera mitad y una segunda parte que nos trae al Joker-overkill de la historia original.

En el mundo de mediados de los ochenta, en donde el fan de comics era visto como un retrasado mental y en donde el cliché “los comics son para niños” tenía que ser borrado, la cruda historia hace sentido. El problema es que la cinta es un producto de 2016, no está anclada en el pasado ni existe mayor explicación sobre su contenido. Por lo menos la adaptación de Watchmen hace hincapié en el hecho de que nos encontramos en 1985. Tal anclaje no existe en esta caricatura (siempre me pregunto cuántos padres horrorizados acuden a las tiendas a exigir les devuelvan su dinero y le paguen el psicólogo a sus hijos tras adquirir una peli de DC Animated que se encontraron en los anaqueles de “Películas Infantiles”).

Tras ver “Man of Steel”, “Batman V. Superman”, y “Suicide Squad”, tengo el sentimiento de que DC Entertainment quiere demostrar que es mas edgy que Marvel y que de la Silver Age no hay nada en sus adaptaciones. Es el mismo sentimiento que tengo con la adaptación de “the Killing Joke”: vamos a demostrar que ya crecimos, que somos malotes, muchos y machos.

En el camino se van a llevar entre las patas a los que pensamos que efectivamente DC es una compañía más inocente que Marvel y que debería serlo. Mientras la era que inició con Stan Lee está cimentada en Nueva York con héroes cuyo principal atractivo es su humanidad y sus defectos, DC está cimentado sobre un panteón de dioses, por lo que o vuelve villanos a sus héroes (“you either die a hero…”) volviendo un irresponsable a Superman en “Man of Steel”, vuelve héroes a sus villanos (“Suicide Squad”) o, recurre a adaptar sus historias más crudas y violentas, como “the Killing Joke”.

Por los avances de la siguiente peli de DC Animated la tendencia no se va a revertir pronto y no veremos más adaptaciones tipo “New Frontier”. Estoy casi seguro que pronto veremos más del Joker-Overkill, probablemente con una adaptación de “Death of the Family”.

“Hahaha. You know, it's funny. This situation. It reminds me of a joke..."


(1) fuente: http://diccionario.reverso.net/ingles-espanol/overkill )

sábado, 6 de agosto de 2016

Suicide Squad.



Las pelis de DC no están gustando a la crítica especializada. Curiosamente al parecer es el público el que las está juzgando diferente. Me parece que suicide Squad no será la excepción. Fui al cine predispuesto a ver una basura, porque así se le ha tratado, y de los personajes solo Deadshot y Margot Rob…digo, Harley Quinn me interesaban. A la entrada y todavía dubitativo me compré de souvenir el vaso conmemorativo porque así “mi tarde no será un total desperdicio”, pero conforme veía la peli me convencía mas de que la “critica especializada” no tiene ni idea y que nuevamente parte de su desdén por la cinta surge de la premisa del comic, necesariamente reflejada en pantalla: villanos reclutados por el gobierno para enfrentar misiones suicidas. Suicide Squad es maravillosa. El equivalente de Guardians of the Galaxy, pero con ácido de por medio.

No me esperaba tanta interacción con Justice League y me parece que los cameos de los héroes están mas justificados que los de Marvel en su momento, que recordemos, trajeron cosas tan raras como Tony reuniéndose en un bar con el General Ross o Hawkeye de mero guardia de seguridad en New Mexico. En cambio Batman aparece lo necesario para recordarnos que el Movieverse de DC está en marcha y que Gotham es una ciudad protegida por el omnipresente murciélago, mientras que Flash participa en un gag muy efectivo con Captain Boomerang.
La crítica ya ha demostrado que quiere ver otra Marvel movie (o tal vez van a lo seguro, coincidiendo con la opinión general). Pero hay un límite para el numero de veces que puedes repetir una formula y que sea exitosa. Aunque Marvel parece no haber alcanzado el suyo, la verdad es que sus pelis me empiezan a cansar. Suicide Squad en cambio me parece fresca, una peli que no cae en las vulgaridades de Deadpool para hacernos reír, que en ningún momento se vuelve aburrida o cansada (Avengers me pareció terrible por tanto dialogo pend…) y en donde sus personajes, salvo gangsta-Joker, son bastante fieles a su contraparte en el comic (ok, probablemente no the Enchantresss, pero seamos sinceros, no es un personaje tan conocido o primordial como para que necesitemos ver una fiel adaptación).

Ya me referí a Joker y no se si tengo algo contra Jered Leto, porque ya sea de transexual, de junkie, o de payaso psicótico, pero nunca me ha convencido como actor. Y aunque lo escuché prometer que sería algo distinto al Joker de Heath Ledger, la verdad es que sólo consiguió ser un pálido reflejo (pun intended) de esa magistral actuación. Por el contrario Will Smith y Margot Robbie rulean en sus respectivos papeles. Los realizadores tuvieron el suficiente tino de hacer brillar a Harley, la más conocida del grupo, sin descuidar a los demás, como Killer Croc o el Diablo, contrario a (Wolverine y sus) “X-Men” en donde la popularidad del canadiense opaca por completo a sus compañeros y los vuelve inútiles aun cuando sus poderes sean más adecuados para enfrentarse por ejemplo a Magneto. Viola Davis y Joel Kinnaman resultan muy efectivos en sus respectivos personajes, Amanda Waller y Rick Flagg.


Por supuesto que la trama contiene gigantescas fallas, como el sinsentido de la misión original: rescatar a un importante individuo del edificio “John Ostrander”, solo para que descubramos que tal individuo es la propia Amanda Waller. O el baño químico del Guasón que al parecer para lo único que sirve es para blanquear la piel, porque hasta los identes de la Robbie siguen impecables, pero la peli se deja de pavadas y desde el inicio tiene acción, gags, y un reparto que funciona menos acartonado que los ya mencionados Guardianes de la Galaxia.

La verdad estoy cansado de las pelis de Marvel. Suicide Squad merece más merito del que está recibiendo.

lunes, 25 de julio de 2016

¿De qué va el Spider-Man de Dan Slott?- Los apéndices parte1.



“Yo! Hey, webhead! You suck!”

Ahora que mi enamoramiento con el run actual de Dan Slott está llegando a su fin y en lo que me pongo al corriente con la reseña de Spider-verse, que me da más flojera que ver el Canal del Congreso, me he dado a la tarea de releer, en la medida de lo posible, aquélla etapa de Amazing Spider-Man denominada “Brand New Day”, poniendo especial atención en lo que Slott hizo para el título, pues uno de los grandes problemas que tengo con The Amazing Spider-Man vol. 4, es que está plenamente cimentado en las historias y personajes de esa etapa y a pesar de que en su momento odié el nuevo status quo, que regresaba a Peter a un bueno para nada viviendo bajo el techo de su tía May, he de reconocer que no es tan malo. Así que en “los Apéndices, me dedicaré a reseñar historias que sucedieron antes de Big Time y de que Dan tomara por completo las riendas del arácnido.

En el FCBD de 2007 apareció “Spider-Man: Swing Shift”, una historia escrita por Slott de un solo número que no tenía nada que ver con el status de los títulos ongoing de la época: mientras “Back in Black” reflejaba a un Peter desesperado por salvar la vida de su tía, herida a manos de un francotirador contratado por Kingpin, como consecuencia directa de su mala decisión de desenmascararse durante Civil War, el número gratuito de FCBD presentaba a un Peter optimista que se dirigía al cumpleaños de su tía May (que por cierto, ahora sabemos es el 5 de mayo) con un pastel de limón rosa (parece que Phil Jimenez o el colorista nunca han visto un pastel de limón), cuando se ve envuelto en una persecución policiaca, en donde Vin Gonzalez persigue a un tipo llamado Overdrive que trabaja para el misterioso Mister Negative. Sider-Man aparece enfundado en su traje rojo y azul clásico y grita a los 4 vientos que está de regreso, definitivamente un mood muy distinto a la oscuridad que envolvió el final del run de JMS.

Betty Brant avisa a Jonah de la persecución y éste promete usar al Bugle para aplastar al araña como el insecto que es. En otra parte, la misteriosa Jackpot, una vigilante con un atuendo disco y un parecido impresionante con Mary Jane aparece salvando civiles durante la vertiginosa persecución. He de decir que de todo Brand New Day, Jackpot me parece el personaje más absurdo y un vano intento de hacer creer a los lectores que Mary Jane no andaba tan lejos tras el status quo que estaba por llegar. Desde que leí el FCBD me pareció un mal personaje y nunca hubo historia laguna que me hiciera cambiar de opinión.

La persecución concluye en el Rio Hudson. Spidey captura a Overdrive y regresa a recuperar el pastel que está pegado a la telaraña en donde Peter lo envolvió y ahora tendrá que esperar media hora a que se disuelva. Peter llega tarde a la fiesta y May viene a encontrar a su sobrino dormido en la sala de su casa junto al pastel. En ese momento la historia me pareció rara, pero divertida. Guardé el comic en mi colección y me olvidé de él hasta que empecé a leer comentarios de lo que realmente significaba: el rumor era que en menos de un año, el status quo de mi personaje favorito cambiaría para siempre, destruyendo el matrimonio Parker para siempre.

“Spider-Man: Swing Shift”, era un atisbo del nuevo día que estaba por venir.